Tráfico recuerda la importancia de circular con las luces de día

Con motivo del cambio horario, y la reducción de número de horas de luz del Sol propia de esta época del año, la Dirección General de Tráfico (DGT) acaba de recordar a los conductores la decisiva contribución de los dispositivos de luz diurna a la mejora de la seguridad al volante. Un vehículo que circula con luz diurna, o que en su defecto lleva las luces de cruce encendidas mientras transita de día, es visible desde una distancia de 240 metros. Si no lleva el alumbrado encendido esa distancia de reduce a menos de la mitad.


Coincidiendo con su última campaña de divulgación sobre la necesidad de revisar la iluminación del coche cambiando las lámparas de dos en dos, Philips aplaude y comparte los mensajes difundidos estos días a través de los paneles de Tráfico animando a los automovilistas a verificar el estado de las luces del vehículo para evitar sustos al volante.

“Utilizar la luz diurna o llevar las luces de cruce encendidas en estos días de Otoño donde se reducen las horas de luz, hace que nuestro vehículo sea percibido por los demás desde mucho más lejos. Según las estimaciones más rigurosas, esa distancia puede ser de más del doble, un factor que incide positivamente sobre la seguridad vial al mejorar aspectos como la distancia de seguridad, detección y velocidad”, aconseja Juan Sologuren, responsable de la marca de lámparas para el automóvil Philips en nuestro país.

La legislación europea obliga, desde febrero de 2011, a que todos los vehículos recién salidos de fábrica equipen dispositivos de luz diurna con lámparas de bajo consumo cuya puesta en marcha se produce al arrancarlos. “En el caso de los vehículos adquiridos antes de esa época, los conductores pueden mejorar su visibilidad en carretera durante los días más oscuros del otoño llevando encendidas las luces de cruce. Sí es importante, como nos recuerdan estos días los paneles de Tráfico, revisar periódicamente el estado de las luces. En caso de mal funcionamiento de las mismas, lo ideal, para garantizar su rendimiento, y evitar averías, es que las cambiemos de dos en dos”, comenta Juan Sologuren.

La compañía recuerda que el reemplazo de las lámparas por parejas es una práctica que reporta importantes beneficios en términos de seguridad. “Evita que el haz de luz resultante al cambiar una única lámpara pueda quedar descompensado, haciendo más peligroso circular de noche, o que la unidad no reemplazada falle poco tiempo después de que lo haya hecho la primera debido al natural desgaste de sus filamentos. Por añadidura, si una de las bombillas es más luminosa que otra, tanto las marcas de la carretera como las señales de tráfico no se reflejarán adecuadamente. Además, una lámpara nueva con un haz de luz de 75 metros apenas iluminará 50 metros pasados 3 años”, explican dese Philips.