Campaña TNU “¿Sabías qué…”: Agua para regadío a partir de neumáticos fuera de uso.



Tratamiento Neumáticos Usados, S.L. (TNU), el Sistema Colectivo (nueva denominación jurídica de los antes llamados SIG) en el que se agrupan los principales distribuidores e importadores de neumáticos de España y sociedad sin ánimo de lucro, sigue con su campaña de información y concienciación general sobre el reciclaje y tratamiento de los neumáticos usados bautizada como “¿Sabías qué…?”, y en esta ocasión, dentro de la llamada valorización material, resalta el uso que se les puede dar para fabricar una fosa séptica para regadío.

Los expertos de TNU, con su director operativo Javier de Jesús a la cabeza, explican que con su campaña “¿Sabías qué…? pretenden “poner en conocimiento del gran público todo aquello que hay detrás del proceso de reciclado de los neumáticos fuera de uso, y como se transforman en las muy diversas aplicaciones que tienen en nuestra vida diaria. A través de sencillas equivalencias, TNU muestra de forma didáctica y directa que se hace con ellos una vez quedan fuera de uso y en qué son reciclados, como por ejemplo césped artificial, pistas de atletismo, losetas, carreteras más seguras con base de goma, etc. o lo más ecológico, reciclarlos en nuevos neumáticos. Además también hace hincapié en las ventajas medioambientales que representa darles una segunda vida, tanto en ahorro de emisiones de CO2 a la atmósfera como consumo de petróleo”.

Entre uno de esos múltiples usos o ‘nuevas vidas’, los técnicos de TNU especifican que “otra aplicación de los neumáticos fuera de uso se da a partir de neumáticos fuera de uso de camión, mediante la que se puede fabricar una fosa séptica para regadío, convirtiéndose en una forma práctica y sencilla para recuperar el agua residual de las viviendas. Con tan solo ocho neumáticos, divididos en dos módulos conectados entre sí y directamente al inodoro, se recupera hasta el 80% de agua evacuada con este sencillo método que, a través de su paso por sumidero, da como resultado más de 2000 litros de agua lista para regadío. Esta reutilización de los neumáticos representa una alternativa ecológica, sostenible y económica, especialmente indicada para el saneamiento de zonas rurales o en desarrollo”.